Vaya más allá de la cafetera

Métodos de infusión. Parte I: Los conocidos

 

Se asoma la mañana, fría y tímida. Es el momento de preparar un buen café. Si ustedes son como yo, ese será uno de sus primeros y reconfortantes pensamientos matutinos.  Pero, ¿cómo lo preparan?

Buena cantidad respondería que con una cafetera de goteo o “coffeemaker” como la conocemos aquí en Costa Rica, otros con la cafetera italiana a merced del disco de la cocina. Las casas de muchos ticos aún usan con orgullo su chorreador y otros (espero que pocos) se atrevan a simplificarse con el café instantáneo.

Pero en temas de preparación del café, hay un universo tan basto: el universo de los métodos de infusión. Hoy me permito abrir la ventana a dicho cosmos, con solo algunos de tantos métodos y en uno de varios post.

Hay métodos sencillos, otros más vistosos y sofisticados, hay métodos con máquina, hay métodos manuales, cada uno da un resultado diferente, requiere una molienda diferente. Hay métodos de muchos países y también ¡hay métodos ticos!

La esperanza es que puedan atreverse a dar el paso y prepararse su café de una forma que es diferente, pero principalmente que puede sacarle más partido al producto.  Así que miremos al horizonte, más allá de la cafetera… comenzamos.

La cafetera de goteo

Comienzo por ella, para explicar sus ventajas y desventajas.

Su mayor fortaleza: lo práctico. Podemos prepararla, encenderla e irnos a hacer otra cosa. A la vuelta de unos minutos tendremos nuestro café listo y caliente, esperándonos.

Sus desventajas: principalmente es que la cafetera de goteo no alcanza la temperatura adecuada para extraer todos los sabores del café. Su extracción entonces es pobre comparada con otros métodos. Además, tengamos cuidado con el disco calentador, dejar el café calentando por largo rato simplemente arruina su sabor. Hoy existen cafeteras muy sofisticadas que controlan el tiempo y temperatura como la Moccamaster, para quienes quieran invertir en una de ellas.

metodos4

El chorreador

A mi me gusta hablar del chorreador, porque he visto filtros de tela similares a él en otros métodos más sofisticados como el woodneck.  El chorreador evoca en los ticos algo de nacionalismo; un cafetal, un buen pinto con natilla y el chorreador al lado, liberando los aromas del café.

Tal vez perfeccionando el material del filtro y cuidándonos de la temperatura y del tiempo de contacto del agua con el café, el sabor del mismo sea más intenso.

TIP barista. El agua para el café no debe estar hirviendo, más bien tiene que estar unos grados por debajo del punto de ebullición: unos 92-93 ºC.

La prensa francesa 

metodos2

Una señora muy conocida y práctica. Requiere una molienda más gruesa y un tiempo de infusión de 4 minutos aproximadamente antes de prensar y tomarnos el café . Suele dar como resultado un café con bastante cuerpo. A algunos amantes del café no les gusta la prensa porque suele dejar sedimentos en la taza, pero con una buena preparación resulta en un método práctico y adecuado para muchos que están comenzando en el mundo del buen café.

El Hario V60

metodos5

Aquí ya nos metemos en lo “novedoso”. Este es un método japonés, lo inventó la empresa japonesa Hario dedicada al diseño y fabricación de artículos de vidrio para químicos y físicos. El método fue creado hace 10 años y la marca Hario tiene más métodos en su haber, pero el V60 es el más famoso.

Hoy se puede conseguir V60 en vidrio, cerámica, plástico y en su modelo más nuevo: en cobre. Se trata de un cono de goteo, al cual le colocamos un filtro de papel especial de fibra de bambú.  El diseño del cono hace que el agua fluya hacia el centro, así el agua se toma más tiempo en pasar por el café (mejorando la extracción de los sabores).  También tiene unos canales por dentro que permiten que se libere el aire.

Para mí es un método muy versátil. Se pueden conseguir diferentes resultados cambiando la molienda o el tiempo de contacto del agua con el café, pero lo ideal es usar molienda media -fina, humedecer el filtro antes de chorrear el café (esto para limpiar sabores a papel pero también para calentar el V60), verter un poquito de agua en el café primero y luego comenzar a chorrear el agua en círculos y despacio. El resultado: una taza de café con cuerpo y densidad.

Me gusta mucho para las mañanas. Para algún día de campo me gusta llevarme el V60 y preparar café en exteriores.

El chemex 

metodos3

Este es el consentido de mi casa. Lo inventó un químico: Peter Schlumbohm en 1941, Estados Unidos. Según entiendo, estuvo muy de moda en los años 60, 80 y ahora está de vuelta. Su origen le da ese aire de que estamos haciendo un experimento de laboratorio. Es de un vidrio especial y su diseño es tan especial y elegante que lo tienen expuesto en el MOMA (Museo de Arte Moderno en New York).

La forma y material del chemex permiten una extracción precisa. Aunque una de sus claves está en sus filtros que son más gruesos y por lo tanto impiden el paso de residuos. El resultado es una taza limpia, aromática. Yo lo prefiero cuando se trata de degustar un café nuevo para mí.

Al chemex también se le humedece el filtro antes de comenzar. Luego se coloca el café (molienda media) y se pre-infusiona (le ponemos una pequeña cantidad de agua). Después comenzamos a verter el agua lentamente, se dura como 3 o 4 minutos.  Una delicia de resultado.

Muy bien, hasta aquí llega este post, pero pronto sigo con la segunda parte, para hablar de otras formas de preparar y disfrutar un buen café.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.