Los métodos de infusión que tengo en casa

Si usted ama el buen café, muy pronto descubrirá que hay cafés de cafés, que hay diferentes orígenes, sabores y que también existen diferentes formas de prepararlo. Y no digo 2 o 10, sino ¡muchas!

Lo hemos tocado en post anteriores, pero, ¿cómo decidir entre este universo de métodos de infusión? Eso pensaba revisando mi mini colección de métodos (que para los amantes del café, nunca son suficientes), luego de recibir una clase magistral del experto salvadoreño Federico Bolaños. Filtrar café, hacer una infusión de café ¡es toda una ciencia! Pero muy gratificante.

Bueno, con mi revisión les quiero dejar algunos primeros pasos que pueden ayudarle a decidir y también a aprender porqué hay tantas formas y si realmente existe diferencia entre todos estos métodos.

Conozca las categorías básicas 

Primero, les recomiendo conocer y comprender las principales categorías en las que se dividen los métodos para preparar café: inmersión, goteo, presión. En mi casa, encontré que tengo de las 3 categorías y se las muestro en el vídeo más abajo. Por ahí también podríamos incluir: vacío, pero la dejamos para otro post más exclusivo.

¿Por qué vale la pena saberlo? Bueno, porque cada una tiene un resultado diferente. Un mismo café preparado en un método y en otro resultan en una taza con mayor o menor intensidad. No sabe lo mismo el café hecho en cafetera que el café preparado en un espresso, ¿cierto? 

 

1

INMERSIÓN

Tal vez sea la forma más antigua de prepararse un café.  La famosa prensa francesa, el café de olla de México o el ibrik (café turco), son métodos de inmersión.

Se le dice así porque el café se sumerge completamente en el agua. Todas las partículas de café tienen contacto con toda el agua por cierta cantidad de tiempo.

Los métodos de inmersión suelen dar una taza con más cuerpo, intensidad, y a veces con mayor sedimento, por usar un filtro de poros más abiertos (como la prensa francesa) o no utilizar ninguno (como el café turco).

La inmersión es una de las formas más usadas para filtrar café en frío (conocido como coldbrew).

La regla general entonces es que la molienda para estos métodos sea gruesa. 

Aunque nada esta escrito: el café turco utiliza la molienda más fina que existe, por ejemplo. Y existen métodos híbridos (que son parte inmersión y parte otra categoría), como el clever dripper, que utiliza un filtro de papel para dejar atrás los sedimentos.

GOTEO 

Muchos conocemos los métodos de goteo. En Costa Rica, nuestra forma tradicional de hacer café entra en esta categoría: el chorreador. Los métodos de filtrado por goteo generalmente utilizan filtros. Filtros de papel, de tela o de metal.

A diferencia de la inmersión, el agua y el café tienen un tiempo de contacto menor y dependen del fluido, la velocidad del vertido, de la forma del método para extraer el sabor del café.

En los métodos por goteo vertimos el agua sobre el café y ella baja a través del filtro por gotas. De ahí su nombre.

Muchos amamos varios de estos métodos por su taza limpia y brillante en sabores como es el caso del chemex, el V60, la kalita, la vandola, entre otros. (También nuestra clásica cafetera eléctrica es un método por goteo).

La regla general: se utiliza molienda media.

Cada método tiene su “truco” y existen cafés que se expresan mejor en un método que en otro. El chemex por ejemplo, tiene un filtro de papel grueso, que permite una taza muy definida. Nuestro chorreador, en cambio se usa con un filtro de tela cuyos poros son mucho más abiertos y dejan que el agua pase muy rápido, dejando por fuera muchos sabores del café.

 

2

PRESIÓN 

A los amantes de la intensidad de sabores les gustará esta categoría. Aquí se agrupan las preparaciones que utilizan presión para extraer el sabor del café.

La representante por excelencia de ello es la máquina de espresso. Original de Italia, este artefacto básico para los baristas imprime hasta 9 bares de presión cuando el agua pasa por el café.

El resultado es una taza pequeña pero intensa, concentrada, una crema en la superficie de sabores semejantes a la avellana o a las nueces, dependiendo del café.  El agua pasa por el café más rápido que el resto de métodos, pero gracias a la presión, logra extraer buena parte de su sabor.

Pero no todos tendremos una máquina de espresso en casa. También existen otros hermanos menores de ella que podemos utilizar. Por ejemplo: la europea cafetera moka o cafetera italiana, que logra producir 1 bar de presión.

Y el híbrido que muchos amamos, cuya presión es mucho menor, pero su fácil uso y buen resultado en taza incluso ha permitido campeonatos de ella en el mundo. Es la Aeropress. Para mí, una gran forma de hacerse café casi que en cualquier parte. Yo la llevo conmigo cuando voy de viaje.

La moka y la máquina de espresso utilizan su propios filtros de metal, muy finos. Aeropress utiliza un filtro de papel, aunque también he visto de metal.

La regla general: se utiliza una molienda más fina. Siendo la más fina la usada para un espresso.

¿Les ha resultado útil hasta aquí? Espero que sí. Los dejo con un vídeo que les invito a que tomen tiempo para ver: son los 8 métodos que tengo en casa, divididos en estas tres categorías básicas que les acabo de hablar. Y ojalá me cuenten, ¿cuál tienen en la casa? ¿cuál es gusta más?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.